La emoción crece

cut

Cuando hablamos de emociones es importante saber que no son estáticas. Que el miedo no se supera al enfrentarlo así tal cual y que la ansiedad no viene a darnos un mensaje y se va.

La emoción va tomando distintas formas y por más que la cortemos y tratemos de soltarla sigue creciendo, así como el cabello.

Existen cosas, temas, ideas que podemos cambiar, patrones modificables y hábitos por mejorar. Pero también es cierto que hay dentro de nosotras remolinos de sensaciones que a veces giran y a veces se apoderan de lo que hacemos.

Justo es con esos remolinos con los que hay que trabajar.

Un corte de cabello puede ser liberador, poner en palabra una emoción también. Pero eso no hace que terminemos con lo que éramos y seamos alguien distinto del todo.

Por eso es importante ir un paso más allá.

Soltemos si, pero sabiendo que lo que ya soltamos puede regresar. A veces con más fuerza o a veces con otro nombre.

Eso no está bien ni está mal, solo es así. Porque así somos los seres humanos y dentro de lo malo (o difícil) hay mucho de bueno y fascinante que, aunque esté escondido, nos revela mucho de nosotras mismas y del entorno en el que estamos en determinado momento.

Trabajar en crecer no implica ser mejores, sino más felices con quienes somos. Aunque en el camino hacia la felicidad haya dolor, enojo y confusión.

A veces pareciera que se nos olvida que la vida no es un concurso de destreza o popularidad. Que la satisfacción es tan relativa que podríamos ir soltando expectativas y más bien concentrarnos en ser más compasivas o flexibles en nuestro proceso personal.

Hay días o etapas de la vida que parecieran muy simples y años después descubrimos que esa simplicidad escondía mucho detrás. Que las rutinas resultan buenas y sanadoras para muchos. Y que la magia se esconde también, o espera silenciosa atrás de tanta idea ruidosa que ronda nuestra mente.

La emoción crece, se expande y si la dejamos nos lleva con ella a viajar, a aprender y caminar por lugares que de otra forma no conoceríamos.

Si estás pasando por una sacudida de la vida en este momento o por una etapa confusa. Si a veces sientes que estás perdiendo el foco o el objetivo que tenías muy claro, vívelo. Adéntrate en esa ola que te revuelca porque mientras sigas luchando por salir y agarrar aire vas a aparecer, en algún momento, afuera, en otro lado y habiendo crecido mucho más de lo que ahorita puedes imaginar.

Deja que crezca la emoción junto contigo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s